Estimados padres de familia:

Confiamos que tanto ustedes, sus hijos se encuentren bien. De todas formas, los tenemos presente en nuestras oraciones; sobre todo, a aquellos que atraviesan dificultades.

La razón del presente comunicado es explicar, tras concluir el primer trimestre e iniciar el segundo, todo lo concerniente a la evaluación del aprendizaje y la emisión de los “Informes de progreso de las competencias del estudiante”.

La evaluación, como apunta la RVM 0094 – 2020 MINEDU, es formativa; es decir, que su finalidad no es solo que los estudiantes obtengan una calificación; sino que aprendan y que ese aprendizaje sea útil para sus vidas. De allí que, “evaluar no es lo mismo que calificar” y que en el trabajo con alumnos siempre se “privilegie la evaluación sobre la calificación”.

Por esto, la evaluación forma parte de la labor diaria, tanto durante las sesiones de aprendizaje (“clases sincrónicas”) como del trabajo a distancia. En las primeras, los docentes realizan una “observación de los procesos de aprendizaje”, la cual les sirve de insumo de la evaluación para el aprendizaje; o sea, aquella que se da en el acompañamiento y, sobre todo, en la retroalimentación a sus alumnos. Esta evaluación es muy importante; así lo dice la RVM 0093-2020 MINEDU al recomendar que, “en términos de evaluación”, se dé “prioridad a la evaluación formativa, enfocando los esfuerzos en retroalimentar a las y los estudiantes, mediante los mecanismos disponibles durante la etapa a distancia”.

A la par de la evaluación para el aprendizaje, se da la evaluación del aprendizaje, la cual es útil para determinar “el nivel de logro que un estudiante ha alcanzado en las competencias hasta un momento específico y de acuerdo con lo establecido por el docente según las necesidades de aprendizaje del estudiante”. Dicha evaluación tiene “finalidad certificadora”; eso significa que, a través de diversas calificaciones sobre aspectos muy puntuales del trabajo de los niños y jóvenes, actividades sugeridas o tareas que alumnos gestionan de manera autónoma; el maestro puede obtener notas.

Por todo ello, atendiendo, lo que dispone la RVM 0094, la evaluación privilegia el proceso de construcción de los aprendizajes y no tanto el logro de productos. En ese sentido, las calificaciones o notas que aparecerán en los “Informes de progreso de las competencias del estudiante” del primer trimestre reflejarán el nivel de logro alcanzado, hasta ese momento, a partir de un análisis de un conjunto de evidencias recogidas por los maestros, a partir de distintos instrumentos utilizados. Mucho de ello ha sido tratado en los encuentros de asesoría y en los espacios de retroalimentación que se realizan durante las sesiones virtuales y las que se dan al momento de hacer la “devolución” de las distintas actividades de trabajo autónomo a distancia.

En resumen, la información sirve para brindar retroalimentación al estudiante, informar a las familias, así como para establecer conclusiones descriptivas y los niveles de logro de los estudiantes al final del periodo. Es así que, en las próximas semanas, se emitirán a través de SIEL, los “Informes de progreso de las competencias del estudiante” del primer trimestre; tras lo cual, los Tutores tendrán una nueva reunión con ustedes.

Los informes que se emitan, respetarán lo que dispone el CNEB y la RVM 0094 – 2020 para valorar el nivel de logro alcanzado en el proceso de desarrollo de las competencias de cada una de las áreas, desde Inicial hasta 2° de secundaria. La escala a utilizar es la siguiente:.

NIVEL DE LOGRO

ESCALA DESCRIPCIÓN
A LOGRO ESPERADO
Cuando el estudiante evidencia el nivel esperado respecto a la competencia, demostrando manejo satisfactorio en todas las tareas propuestas y en el tiempo programado.
B EN PROCESO
Cuando el estudiante está próximo o cerca al nivel esperado respecto a la competencia, para lo cual requiere acompañamiento durante un tiempo razonable para lograrlo.
C EN INICIO
Cuando el estudiante muestra un progreso mínimo en una competencia de acuerdo al nivel esperado. Evidencia con frecuencia dificultades en el desarrollo de las tareas, por lo que necesita mayor tiempo de acompañamiento e intervención del docente.

Hay que notar que, desde Inicial hasta 2° de secundaria, y “a lo largo del periodo lectivo, el docente debe consignar el nivel de logro alcanzado por el estudiante solo de las competencias que se han desarrollado y evaluado explícitamente en cada periodo” y “al final del periodo lectivo se consignará el último nivel de logro alcanzado en cada una de las competencias. Este nivel de logro es el que se consignó a cada competencia en el último periodo trabajado”.

En el caso de los alumnos de 3°, 4° y 5° de secundaria y, como parte del proceso de implementación progresivo de la norma, durante este año lectivo 2020, se “seguirán utilizando la escala vigesimal hasta el cierre de este, solo para fines certificadores y administrativos”. La calificación anual del área se determinará en base a los calificativos obtenidos en las competencias asociadas al área al finalizar el último trimestre del año 2020.

Finalmente, la promoción o repitencia se determinará en base a los criterios de la RVM 0094 – 2020 – MINEDU, los mismos que aparecen en los cuadros adjuntos. Hay que notar que, como ha venido ocurriendo en este tiempo, acataremos cualquier cambio o precisión, de parte del MINEDU u otras autoridades competentes, a lo dispuesto en la mencionada normativa.

En un próximo comunicado se indicará, tanto la fecha de emisión de los “Informes de progreso”, como la de la segunda reunión de padres de familia.

Atentamente,

SUBDIRECCIÓN ACADÉMICA