En la escuela lasallista, la persona humana es centro del proceso educativo, se forma al educando individual y comunitariamente; se desarrolla la visión socio crítica para la formación y el método cognitivo para estimular el desarrollo activo; el trabajo colaborativo es parte importante del proceso enseñanza aprendizaje que incorpora permanentemente nuevas metodologías y tecnologías; nuestra educación es inclusiva y está orientada al desarrollo integral de cada persona, respetando los ritmos de aprendizaje según las capacidades de los educandos.

A lo largo de las diferentes etapas educativas percibimos al alumno como ser individual, con características personales y formas y ritmos de aprendizaje distintos. Nuestra propuesta busca que los alumnos apliquen sus conocimientos, iniciativa y creatividad a la resolución de problemas; procurando desarrollar el espíritu crítico, la capacidad de discusión y de decisión y la necesidad colectiva de involucrarse en la mejora del medio en el que viven.