Las TIC se han convertido en uno de los recursos y soportes más importantes de la labor educativa. Desde 2020 nos ha ayudado a crear un ambiente digital útil para la enseñanza y el aprendizaje.

En el caso del trabajo con nuestros alumnos, las TIC nos permiten no solo ayudarlos a desarrollar sus competencias tecnológicas, sino también a formarlos como personas íntegras y capaces de enfrentar las demandas del siglo XXI. En ese sentido, aprender y utilizar la tecnología correctamente, con respeto y sentido ético, permite que niños y jóvenes inicien su camino para convertiste en ciudadanos digitales con pleno derecho en la llamada “Sociedad del Conocimiento”.

En las sesiones de clase, sean remotas, semipresenciales o presenciales, los maestros utilizan herramientas, aplicativos y plataformas tecnológicas, para apoyar las estrategias metodológicas activas y colaborativas que favorecen el aprendizaje de sus alumnos.